Así va el Skoda Kodiaq

Si inicialmente todos pensamos que el Kodiaq en realidad no sería más que un Tiguan prolongado, en realidad nos damos hoy cuenta que es mucho más. Cumple uno por uno todos los requisitos esperados hoy en un SUV: espacio familiar, versatilidad de uso, rendimiento mecánico, agilidad

En primer lugar hablamos de su enorme espacio. Aunque en longitud es más corto que un Audi A4 Avant… es más amplio incluso por dentro que un Audi Q7 o el último Bentley Bentayga. Sorprendente. Los asientos traseros se pueden desplazar longitudinalmente además nada menos que 18 centímetros, e incluso desplazando hacia delante la fila para ganar (aún más) maletero, contarás con un gran espacio para piernas. Incluso, como el Sorento de serie, aquí pueden optarse a 7 plazas, con dos asientos plegables más en una tercera fila.

Con 650-2.065 litros de capacidad de carga de maletero, el Kodiaq está al nivel de Audi Q7 ( hasta 35 centímetros más largo).

Y también unos pocos cientos de litros por encima de un VW Tiguan. Para hacernos una idea. El avance de Skoda en general tiene también capítulo propio en su nuevo sistema de información y entretenimiento. Pantalla, conectividad, interfaz… todo resulta eficaz, fácil e intuitivo.

Arrancamos el Diesel de 2,0 litros del Skoda Kodiaq y gruñe. Como el Tiguan, reduce sus emisiones de NOX mediante el sistema adBlue de inyección de urea, (el Sorento utiliza una trampa de partículas) y , al igual que el Volkswagen, existe sólo esta versión mecánica con cambio automático DSG de 7 marchas. Este cambio eso sí se siente algo agitado y acelerado en el Kodiaq, incluso en carretera y eligiendo su modo de uso Confort, por lo que no llega a sentirse todo lo cómodo que podría por el buen funcionamiento general del resto de componentes.

En general, el Skoda Kodiaq se siente un gran coche, con un confort de suspensiones al nivel de vehículos equipados con suspensión neumática. Incluso en modo Sport no resulta un SUV incómodo, ni excesivamente seco. Debido eso sí a su mayor distancia entre ejes y mayor tamaño general, en curvas no tiene la agilidad del VW Tiguan, con una dirección algo menos directa, un subviraje más rápido y una mayor inclinación por tanto de carrocería. Nada preocupante, ya que es muy cómo y seguro de reacciones y además costando hasta 3.500 euros menos que el Tiguan.

(*)Fuente: Autopista

Deja un comentario

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter message.